Mi casa de Villa Mascardi fue incendiada en 2015, dos años antes de la usurpación por parte de integrantes de la Lof Lafken Winkul Mapu, que en noviembre de 2017 entraron en el lote lindero, del Parque Nacional, y lo tomaron. Dos meses después, en enero del 2018, me enteré a través de un amigo que pasó por ahí que habían puesto carteles en la entrada de mi propiedad.

Fuimos primero al Destacamento de Villa Mascardi y después hicimos la denuncia en Fiscalía, pero la investigación no avanzó porque nunca llegó un perito de incendio. Por eso nunca se pudo saber, nunca se pudo tener un informe técnico, sobre quiénes fueron responsables del incendio.  Saltaba a la vista que había sido incendiada con acelerantes.

La causa por la usurpación de mi casa está anexada con la de Parques Nacionales porque es un mismo hecho. La Justicia no tomó ni una sola medida con mi propiedad, no se hizo una inspección. Ahora está en la Corte Suprema para definir si se va a ocupar la provincia o la Justicia Federal.

No puedo ingresar a mi lote, no puedo llegar ni a la tranquera porque tiene puesto un vallado unos metros antes. Aparte ya está tomado todo alrededor, no puedo buscar otro camino porque realmente correría peligro mi vida.

Son delincuentes que usan el indigenismo para tener un argumento. Nunca hubo comunidades en la zona de Mascardi. Ellos ni siquiera intentaron probar que habían estado en esas tierras, que eran antecesores.

La Justicia Federal protege a esta banda que desde el primer día dijo que no iba a dialogar y nunca lo hizo. Los integrantes de esta banda dijeron que no se iban a retirar de las tierras sin antes combatir. Ya han atacado a las fuerzas de seguridad y a cualquiera que pase cerca. Imperan sus propias reglas, enarbolan su propia bandera y queman la bandera argentina.

La Justicia Federal permite día tras día la consolidación de la injusticia. La Justicia Federal me abandonó y no tomó nunca una medida para proteger mis derechos humanos. Viola mis derechos a la propiedad, a la seguridad, al tratamiento justo, a ser escuchado.

Exijo la inmediata expulsión de estos delincuentes del Parque Nacional en Villa Mascardi. Exijo se respeten mis derechos humanos, la recuperación de mi propiedad, mi paz, y mi libertad.

Testimonio brindado al diario El Litoral y publicado en redes sociales por John Grehan, vecino de Villa Mascardi cuya propiedad fue vandalizada, incendiada y usurpada en el año 2017. Link a la nota de El Litoral.